google-site-verification=-4-FGpY2bX4vcdHct7tQeiXtNrB-vr1HML254vMTWcE
Seleccionar página

Tratamiento con benzodiacepinas y uso prolongado

Vida Nova

Tratamiento con benzodiacepinas durante largos periodos

Benzodiacepinas en el tratamiento de trastornos de ansiedad generalizada y ataques de pánico

El uso de las benzodiacepinas es ampliamente conocido en el tratamiento de diversos tipos de trastornos mentales a nivel mundial. Su empleo indiscriminado está justificado por diversos factores. Al emplearlos el paciente siente un rápido efecto terapéutico, los efectos secundarios no son demasiado disruptivos y son especialmente útiles en pacientes que necesitan un alivio inmediato de los síntomas.

Se utilizan habitualmente para tratar el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, el trastorno por estrés postraumático, reacciones agudas de estrés, insomnio, entre otros.

uso prolongado de benzodiacepinas

Uso prolongado de las benzodiacepinas

El uso prolongado de las benzodiacepinas durante largos periodos ha sido un tema muy discutido en los últimos años. Las recomendaciones por parte de profesionales sobre el uso de las benzodiacepinas se orienta hacia el alivio rápido de la sintomatología provocada por crisis de ansiedad graves o el insomnio. La Agencia Española del Medicamento establece que estos medicamentos sólo están recomendados cuando su duración no sea superior a las 8-12 semanas. Estos medicamentos tienen que ser retirados gradualmente y de forma pautada. El uso de estos medicamentos ha sido ampliamente discutido ya que habitualmente suele superar estos periodos de uso recomendados.

Prevalencia de los síntomas

Dadas las circunstancias y teniendo en cuenta que los trastornos de ansiedad generalizada y el trastorno de pánico son dos de los trastornos para los cuales se recetan más benzodiacepinas en los puntos de atención primaria, debemos de preguntarnos hasta qué punto estos medicamentos ayudan a los pacientes cuando existe una prevalencia en los síntomas durante largos periodos de tiempo.

Cuando observamos tanto las valoraciones de los pacientes y los médicos como los estudios al respecto, tenemos evidencia del uso crónico de las benzodiacepinas en los trastornos anteriormente citados y de la insuficiencia de estos tratamientos en los cuadros más agudos. Cuando observamos los estudios realizados en pacientes con Trastornos de ansiedad generalizada, encontramos que alrededor de los 50.5% de los pacientes tienden a una recurrencia en la sintomatología del trastorno una vez finalizado el tratamiento. Respecto al trastorno de pánico, la evolución de la enfermedad no resultó significativamente distinta respecto a los pacientes tratados con placebo. La alta proporción de recaídas tras los tratamientos con benzodiacepinas, nos sugiere la necesidad de realizar tratamientos más prolongados en el tiempo en mayor cantidad de pacientes.

Cuando valoramos el tratamiento a largo plazo con este tipo de fármacos, debemos de evaluar los beneficios que aportan frente a los riesgos que conllevan.

Ansiolíticos o antidepresivos

Las tasas de respuesta del tratamiento prolongado en el Trastorno de Ansiedad Generalizada con antidepresivos, en comparación con el tratamiento con benzodiacepinas arroja que los antidepresivos presentan con menor frecuencia e intensidad problemas asociados debidos a la supresión del tratamiento farmacológico.

En muchas ocasiones se prefiere el tratamiento mediante antidepresivos ya que un alto porcentaje de pacientes que sufren Trastornos de Ansiedad Generalizada presentan cuadros depresivos. Los datos procedentes del National Comorbidity Survey muestran que se trata de una asociación muy recurrente. Las benzodiacepinas, carecen de capacidad para tratar los trastornos del humor, solo trabajan sobre los ataques de ansiedad o de pánico. A su vez los antidepresivos, pueden actuar en los dos ámbitos. Mejorando y previniendo los episodios depresivos.

Benzodiacepinas y abuso de alcohol o sustancias

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de valorar la utilización de las benzodiacepinas en el tratamiento prolongado de trastornos de ansiedad es la relación entre el abuso de alcohol y el abuso de sustancias, algo muy común en los trastornos de ansiedad.  

Desde hace unos años ha sido creciente la preocupación en relación a los efectos secundarios y al potencial de este tipo de fármacos para crear dependencia.

Efectos secundarios del tratamiento con benzodiacepinas

Los efectos secundarios más comunes en el tratamiento con benzodiacepinas incluye: Sedación, alteraciones psicomotoras, trastornos cognitivos (amnesia, déficit en el razonamiento verbal, déficit en la memoria verbal y no verbal).

Efectos secundarios en interrupción brusca del tratamiento

Ante un uso prolongado de este tipo de fármacos, podemos observar el grado de dependencia farmacológica cuando existan interrupciones bruscas del medicamento (ansiedad de rebote, taquicardia, sudoración, insomnio, cefalea, temblor).

El síndrome de abstinencia se presenta en alrededor del 30% de los pacientes a las sólo 8 semanas de tratamiento con benzodiacepinas.

La dependencia farmacológica y los efectos secundarios de este tipo de medicamentos es uno de los diversos puntos a tener en cuenta cuando escogemos el abordaje terapéutico de un trastorno de ansiedad. Los ISRS, presentan también efectos secundarios pero suelen tener efectos más leves y transitorios.

En resumen el tratamiento con benzodiacepinas, contiene un gran valor terapéutico, pero de forma controlada y en periodos breves ante situaciones agudas.

Los antidepresivos en el tratamiento de TAG y el TP tienen mejor resultado a largo plazo respecto al tratamiento con benzodiacepinas, tienen menos dificultades al momento de la interrupción y son de gran utilidad cuando existe una alteración del humor.

Tratamiento adicciones Valencia

Nuestra labor como centro de desintoxicación es darte la mayor información posible para que tengas acceso a todo el conocimiento posible al alcance de tu mano. No podemos estar contigo para que no consumas, pero podemos explicarte todos los riesgos que conlleva hacerlo.

En Centros Vidanova estamos comprometidos con la educación, enseñanza y recuperación de las personas con trastornos adictivas. Hacer crecer internamente a las personas para que abandones sus adicciones, consigan la mejoría personal desde el autocovencimiento del bienestar que están consiguiendo y sustituyendo sus hábitos destructivos por otros saludables.

En nuestro centro de día y centro de estancia, nuestros alumnos pueden aprender este proceso y conseguir la recuperación. A través del Método Minnesota, las personas que acuden a nosotros aprenden a vivir sin sus malos hábitos. Somos un Centro de Atención de Trastornos Adictivos y tenemos una importancia como centro de desintoxicación en Valencia. No dejes pasar la oportunidad de conseguir la ayuda que necesitas.

Tenemos en nuestro equipo a psicólogos expertos en adicciones y la experiencia de otras personas que han pasado por el mismo proceso que conocen perfectamente la situación de aquellos que vienen solicitando ayudas y las de sus familias.