google-site-verification=-4-FGpY2bX4vcdHct7tQeiXtNrB-vr1HML254vMTWcE
Seleccionar página

La dependencia emocional

Vida Nova

Blog Vidanova – Tratamiento de adicciones

La dependencia emocional es uno de los problemas comunes más reconocidos en diferentes tipos de relaciones.

No obstante, este tipo de trastorno se extiende también a otros ámbitos, ya que se puede identificar dependencia emocional hacia algunas acciones u objetos materiales.
Esto puede afectar a la persona que lo sufre de la misma manera que lo haría una adicción.

Llega a generar una dependencia que le roba de su libertad personal, impidiendo reconocer las propias autolimitaciones, además de gestionar los sentimientos propios y ajenos.

La Libertad emocional

Se alcanza la libertad emocional cuando se deja de sentir necesidad hacia ese tipo de relaciones que nos causan una dependencia.
Hay que entender que somos nosotros mismos quienes elegimos esas relaciones en nuestra vida y dejar atrás ese sentimiento y la necesidad de posesión, es el primer paso para alcanzar la libertad emocional.

Entre las primeras tareas, a llevar a cabo para avanzar, está mejorar nuestra confianza y autoestima. Estos primeros pasos nos ayudarán a deshacernos de nuestras limitaciones emocionales, las cuales debilitan nuestra percepción de nuestra vida y de nosotros mismos.

También es importante comprender que no todos los factores externos son culpables de nuestros sentimientos y emociones. Cuanto más tenemos en cuenta las opiniones externas, más nos veremos afectados y robados de nuestra libertad emocional.

¿Cómo puede una persona emocionalmente dependiente alcanzar su libertad emocional?

Cuando ya se ha desarrollado esta dependencia, alcanzar la libertad emocional exige que aprendamos a expresar sin miedo nuestros sentimientos.
Con esto se puede empezar  a favorecer la liberación de las tensiones emocionales y estimular el control de nuestros sentimientos.

Al ir quitando ese peso negativo, se empieza a sentir mejor con uno mismo, tanto física como psicológicamente, y esto es esencial para poder manejar mejor nuestros sentimientos.
Por ejemplo, en nuestras terapias familiares se desarrolla un importante factor liberador para nuestros sentimientos, favorecemos la liberación del peso negativo que algunas adicciones puedan tener sobre nuestros propios sentimientos.

Sentirnos bien con nosotros mismos es muy importante para alcanzar unos sentimientos sanos, que nos lleven a nuestra libertad emocional y a un tratamiento adecuado en cualquier tipo de adicción.