Con el paso del tiempo, las múltiples facetas de las adicciones producen efectos negativos profundos no solo al adicto, sino también a la familia.

 

¿Sufre nuestra familia en este proceso?

La familia sufre en gran medida las consecuencias casi directas de la adicción. Decenas de emociones rotas, confianza perdida, sentimientos destrozados…

La intervención en la Terapia Grupal de Familiares, es una acción efectiva en donde la orientación es un componente relevante que permite comprender las múltiples facetas de la adicción.

Al interactuar con otros familiares en el grupo, los miembros de la familia tienen la oportunidad de identificar y procesar emociones que les son comunes en la progresión dolorosa de la enfermedad.

En Vida Nova, le ofrecemos la oportunidad de comenzar un proceso para recuperar todos esos valores positivos, en un ambiente seguro, confidencial, y comprensivo, tanto para el alumno como para la familia más directa.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros si necesitas más información.